Patronato 2.0: el nuevo foco de la gastronomía multicultural

Recientemente  se inauguró una ruta por diferentes restaurantes de este sector. Una iniciativa para dar a conocer platos típicos de otros países del mundo y el trabajo que muchos hacen fusionando sus ingredientes con sabores chilenos y dándole un toque gourmet, además de un ingrediente turístico.

Fuente: Pulso

Patronato no es sólo un lugar donde se puede encontrar ropa, zapatos y accesorios a buen precio. También la gastronomía se ha hecho presente armando un nuevo polo con restaurantes internacionales y muchos, con sabores que no tienen que envidiar a los de alta cocina e incluso, podría comenzar a competir con sectores como los barrios Italia (Providencia/Ñuñoa) y Lastarria (Santiago).

Hace unos diez años se podían encontrar dos o tres lugares para comer, principalmente eran árabes o coreanos. Luego vino la ola de inmigrantes que buscaron crear su propio negocio, preparando sus platos más típicos, fusionándolos con la cocina chilena. Hoy este lugar se ha transformado en un punto de encuentro que promete reunir sabores de la cocina palestina, cubana, dominicana, coreana, china y chilena siendo impulsada por el Programa de Fortalecimiento de Barrios Comerciales de Sercotec.

“Junto a los locatarios hemos podido demostrar que el Barrio Patronato, además de ofrecer vestuario de calidad y a buen precio, posee una gastronomía multicultural, con una gran cantidad de cocinas internacionales presentes en el sector”, explica Juan Ignacio Olave, Director Regional Metropolitano de Sercotec.

Entre los restaurantes, uno de los fundadores es Harissa, famoso por sus dulces árabes y deliciosos shawarmas. Posteriormente nació Shawerma Ahlen, con platos típicos de Palestina y Mustafá, que se destaca de potenciar el café y la pastelería árabe. El recorrido viaja a Asia y se interna en los sabores de la comida china clásica en Chau San, que cuenta con un menú que va desde los $13.400 para dos personas. Además, hay platos a la carta entre aperitivos, sopas, arroz, salteados de carne, vacuno, verduras y sus clásicos chaomin.

Por su lado, el Huv´s Deli cuenta con preparaciones como los fideos salteados con camarones, pasando por los rolls de huancaína, hasta rolls sin arroz. La comida coreana está en Maru, lugar que se caracteriza con servir varios platos a la vez y donde se come de todo. Seoul es otro de los seleccionados para esta ruta, que muestra una buena variedad de platos.

Los sabores de Cuba también se hacen presentes con Cuba Express, quienes se encargan de fusionar sus platos con sabores chilenos. Mientras que para los que quieran cocina chilena, está El Rincón del Sabor, con comida chilena casera.

Atendido por sus propios dueños y acompañado de la mejor música chilena se encuentra El Guatón Loyola. El lugar se destaca por sus platos como el asado de tira, los sándwiches y las sopaipillas con chancho en piedra y pebre de cochayuyo, con degustación de chupilca. “Queremos respetar los inigualables sabores chilenos y la tradición de nuestra familia a través de productos únicos e ingredientes de calidad. Esta ruta es una muy buena iniciativa para que la gente tenga la opción de elegir la diversa gastronomía que hay en esta zona”, dice Celso Loyola, dueño de El Guatón Loyola.

Para el postre, está Café y Canela, que presenta una variedad de platos y cafés, “este es un lugar al paso y queremos que todas las personas que vengan a visitar este barrio puedan degustar nuestras comidas chilenas y peruanas, ya que queremos difundir la comida de ambos países”, dice Claudia Souto, dueña Café y Canela.

Mientras que Café Mundi, cuenta con una especialidad en tortas y para los que prefieren comer algo sin carne, hay pizzas vegetarianas. “La idea es visualizar todos aquellos lugares que tienen cierta identidad en el barrio, desde la comida de los inmigrantes, árabes, coreanos, los hermanos latinoamericanos y en general todas las corrientes migratorias que han llegado a Chile y que se han instalado acá. Hay una variedad de lugares bastantes ricos y sabrosos, por eso invitamos a todos los quieran conocer esta Ruta Gastronómica” cuenta Mario Campos, dueño de Café Mundi.

soledad hormazabal